Wu Wei

Image001

 

 

Hace mucho tiempo que me encontré con el concepto de wu wei tras mi primer lectura de Tao Te King. En occidente este término se ha traducido de varias formas pero siempre relacionado con el concepto de la “no acción”. El libro antes citado viene a decir en muchos de sus pasajes que  con el wu wei, o sea con la no acción, se puede llegar a conseguir cualquier cosa, se puede llegar a conquistar el universo.

El concepto de que “no haciendo nada  se consiguen cosas” en tan anti intuitivo con nuestra forma de vida que a priori cuesta verle algún sentido. A mí me ha costado muchos años verle este sentido pero ahora que empiezo a entenderlo apenas subrepticiamente poco a poco se me va aclarando la cortina de humo y cada día creo comprenderlo mejor.

En primer lugar la traducción “no acción” no es la más aproximada para wu wei, es tan sólo una aproximación. Quizás sería más adecuado traducirlo por algo así como “dejar que las cosas sucedan” aunque tampoco sería muy exacto.

El caso es que pienso que si dejamos que las cosas sucedan al final todo acaba colocándose en sus sitio de la misma forma que si apretamos un puñado de cigarrillo (o de palillos chinos o similares) al final estos acabarán tomando una estructura de patrón hexagonal independientemente de los movimientos que hagamos con las manos.

Tomad como ejemplo la propia naturaleza. La naturaleza no tiene consciencia ni intención ninguna, simplemente va haciendo y sin embargo mirad las maravillas que ha creado, las nubes, las montañas, los pinos, los cisnes, las flores, las montañas, las cascadas, el toro bravo, el ruibarbo, las catedrales, el cerebro, los vuelos trasatlánticos, la poesía, el helado de pistacho y el iPad, por poner sólo un ejemplo. Vale que es una chapucera, que ha necesitado millones de años para todo eso, que ha habido un montón de pasos hacia atrás, pero es que caray!!, lo ha hecho todo sin poner esfuerzo ninguno, simplemente ha dejado que las cosas ocurrieran y ya está. …¿entendéis lo que os quiero decir?

A veces nos obcecamos en creer que esforzándonos mucho y poniéndonos manos a la obra vamos a conseguir hacer más cosas y hacerlas más rápido. No niego que en ocasiones pueda ser así, pero la propia experiencia me dice que en los asuntos en los que las personas metemos la zarpa voluntariamente con la intención de arreglar las cosas todo se acaba yendo al garete de la peor forma posible. Sin embargo cuando realizamos las cosas de forma espontánea y dejamos que se desarrollen a su propio ritmo todo acaba saliendo mucho mejor.

Creo que el significado del Wu Wei va más por ahí. Deja que los hechos fluyan que sigan su devenir natural y acabarán colocándose donde les corresponda de forma suave y espontánea. La arrogancia de pretender que podemos modelar la existencia a nuestro gusto provocando intencionadamente los acontecimientos me parece ingenua a la vez que necia.

Si empiezas a dejar que las cosas fluyan libremente en tu vida, quizá tendrás tropiezos, quizás tardes más en avanzar pero sin duda llegarás mucho más lejos.

Acerca de la física cuántica.

Image001

 

 

La física cuántica despierta sin duda una gran fascinación entre la población en general. No es para menos porqué los postulados que plantea desafían radicalmente nuestra intuición y sentido común. Muchas de las cosas que hemos aprendido y que damos por seguras empiezan a cuestionarse bajo el prisma de esta faceta de la ciencia.

No es extraño entonces que nuestra imaginación se dispare y empiece a conjeturar fantasías estrafalarias basadas (remotamente) en supuestos de la física cuántica como el principio del incertidumbre, la importancia del observador en los procesos, los universos paralelos etc..

Nada en contra de fantasear, siempre me ha parecido un ejercicio muy sano, lo que no me parece honesto es la cantidad de pseudonegocios y pseudoterapias que crecen y desarrollan al amparo del epíteto “cuántico”: “medicina cuántica”, “nutrición cuántica”, “terapia cuántica”, “amor cuántico”, “masaje cuántico” buuff!!…

 

La desorientación y la ignorancia supina es el campo cultivado donde crecen y  prosperan la mayor parte de estas pseudodisciplinas que adornan su parafernalia con el dichoso adjetivo, estirando la metáfora hasta límites imposibles y que en casi todos los casos poco o absolutamente nada tienen que ver con los auténticos enunciados de la física cuántica.

 

Si tenéis curiosidad auténtica por adentraros en el fascinante mundo de la física cuántica, permitidme que os sugiera unos cuantos títulos que a mí personalmente me fueron de bastante utilidad para comprender (un poco) el mundo de la ciencia en general y de la cuántica en particular.

 

Wagensberg, Jorge; Ideas sobre la complejidad del mundo. Ed. Metatemas ISBN: 978-84-7223-453-6

Este libro NO es un libro que trate directamente el tema de la física cuántica pero es un buen comienzo para ponernos con los pies sobre la tierra y cimentarnos la base para que seamos conscientes de que estamos hablando cuando hablamos de método científico y de ahí saltar a su relación con otras disciplinas del saber humano pero sin perder el rigor que tan alegremente se pasan por el forro muchos de estos pseudo-chamanismos pop-cuánticos.

 

Lapiedra, Ramón; Las carencias de la realidad. Ed Metatemas ISBN: 978-84-8383-044-4

He leído varios libros de divulgación de la física cuántica, pero pienso que este es uno de los que mejor nos esclarece los conceptos sin renunciar al mínimo rigor científico que es necesario para mantener las cosas en su sitio y no perder el norte. A pesar de su lenguaje eminentemente divulgativo, no siempre es fácil comprender los párrafos a la primera y en varias ocasiones hay que releerlos varias veces para tratar de comprender los conceptos con todas sus implicaciones. De hecho pienso que sí la mecánica cuántica se explica con suficiente seriedad no puede ser fácil de entender a la primera, pues plantea ideas tan contrarias a lo conocido y presenta conceptos tan ajenos a nuestra vida diaría (cómo el “spin” o el “sabor” de una partícula) que por fuerza ha de costarnos una relectura su mínima comprensión por muy bien escrito que esté el texto, como es el caso del presente libro.

 

Deutsch, David; La estructura de la realidad. Ed. Anagrama ISBN 978843390584

Para mí este es un libro definitivo. Su lectura supuso un antes y un después de mi concepción del universo y de la existencia en general (de hehco después de su lectura el concepto “universo” cambia profundamente su significado). Recomiendo no leer este libro a la primera, sino hacerlo habiendo leído antes al menos uno de los anteriores u otros texto introductorios a la ciencia y la física cuántica (insisto, los panfletos de “cuántica-pop” no sirven).  En este libro, el autor lleva sus conclusiones hasta los límites pero manteniendo en todo momento el imprescindible rigor científico. Admite que muchas de sus afirmaciones son conjeturas sin una demostración definitiva pero articuladas en base a sólidos argumentos que nos convencen y cautivan desde el principio. De esta manera se atreve a establecer relaciones entre  distintas disciplinas del saber humano y afirma que es la vía para poder llegar a una mejor compresión del mundo que nos rodea. A partir de ese método nos habla de temas tan sugerentes como el multiverso o la consciencia desde un prisma novedoso y (ahora sí) apoyado por solidas investigaciones dentro de la física tanto cuántica como clásica.

Los efectos terapéuticos del dibujo.

Más de una vez he expresado en este blog mis opiniones acerca de las capacidades terapéuticas de la práctica del dibujo. No obstante, quise lanzar la siguiente pregunta entre mis amistades de Facebook, entre las que hay numerosos practicantes de este noble arte.

¿Creen que practicar el dibujo tiene efectos terapéuticos sobre su salud?

Estas fueron las respuestas.

“Un razonamiento de muchos podría ser que libera a la mente de ciertos pensamientos, miedos, deseos”.

“el dibujo te transporta al lugar que quieras y al estado que desees”.

“Buena pregunta. Supongo que dibujar hace que desarrolles cualidades como coordinación, paciencia, visión espacial, destreza… Si dicen que la lectura previene el Alzheimer, el dibujar puede que también”.

“No solo es recomendable, también es necesario. The analog touch!”

“Yo nunca he abandonado esa costumbre, aunque no haga publicos mis dibujos… Pero a la vista está que contribuye a mantener una mente sana y equilibrada… No? :p”.

“Saludable a 100%”.

Image001

“per descomptat!!!! com qualsevol disciplina artística!!!!!”.

“como generalidad no lo se, pero en mi caso particular si y mucho. me ayuda a desconectar y m ayuda mucho a focalizar en lo q stoy haciendo, a fijarme en los detalles, a observar con atencion… lo dicho, para mi si.”.

“bien sur!!!”.

“No debería de opinar porque mi relación con el noble arte del dibujo, és completamente nula, o sea no sé dibujar. Pero todavía me acuerdo del ciborg que me dibujaste en nuestros tiempos de EGB (cuando se aprendía algo y no como ahora). Era una pasada, lo colge en mi habitación y, a pesar de que mi madre decía “que feo que és”, lo miraba a menudo porque para mí era bueno de verdad. Y si a mí me gustaba mirarlo, quiere decir que a tí te gustó dibujarlo y como cuando se hace algo que te gusta, uno se encuentra a gusto, pues ahí tienes la respuesta. No ha sido una argumentación como la de tu tío sobre el Starbucks café que nos dejó alucinados a todos pero es la mía. Un saludo.”.

“Qué bonito comentario Miguel Ángel. Dice mucho de la nobleza de tu corazón, y eso es mucho mejor que cualquier argumentación teórica. Yo creo que dibujar es una medicina increíble. Siempre es bueno coger un lápiz y un papel y poder expresarse.”.

“Si. pero tienes que usarlo con esa finalidad. Por otra parte, no todas las personas necesitamos ni de las mismas herramientas, ni de los mismos medios para sentirnos “sanos-equilibrados-como quieras llamarlo”, para algunos lo terapeutico es hacer crucigramas. En mi caso, si no pinto se me va la cabeza, pero no puedo decir que el arte en mí tenga una finalidad terapeutica, sino que soy pintora y si no pinto no soy nada :)”.

“Sí, sin duda. Pero mucho más cuando era pequeño, con 9 ó 10 años. No sabría explicar el porque”.

“ ‎… Y además coincido con Mat me evade a la par que me relaja”.

“FIJO! Sin ninguna duda”.

“ los efectos terapéuticos se observarán a la larga. pero uno no lo sabe cuando está haciendo dibujos. puede ayudar a un proceso. en todo caso no creo en los psicólogos que utilizan este arte para “guiar” una terapia. yo estaría más por una autoayuda artística terapéutica. antonio, como sabrás, el dibujo es expresión, pero bastante intelectual. se trataria de encontrar que arte nos va mejor a cada uno, y en concreto a nuestro momento vital. y tu respuesta, antonio?”

Bien mi respuestas las puedes ver aquí.

http://dibuj0.blogspot.ie/2010/05/el-dibujo-como-necesidad.html
http://dibuj0.blogspot.ie/2010/07/un-puente-entre-dos-mundos.html
http://dibuj0.blogspot.ie/2011/08/boceto-de-unas-flores.html
http://dibuj0.blogspot.ie/2011/10/arteterapia.html

Interesante ¿no es verdad?