El miedo

El miedo nunca ha tenido cuerpo, nunca lo ha necesitado. Sin embargo hubo una época en que era nuestro mejor aliado. Le daba velocidad a nuestras piernas para salir huyendo,   fuerza a nuestros brazos para luchar y coraje a nuestros pensamientos para tomar la decisión correcta.

Pero un día el ser humano se dio cuenta de que ya no necesitaba al miedo y decidió abandonarlo. No obstante al miedo no le gustó esa decisión y ese día pasó de ser nuestro mejor aliado a ser nuestro peor enemigo. Dejó de servirnos a nosotros y pasamos nosotros a servirle a él.

Desde entonces, con mucha frecuencia, se apodera de nuestro cuerpo y nuestra alma para lograr sus perversos objetivos. Creemos que somos nosotros los que tomamos las decisiones, pero en realidad es él. Nos nubla la vista y no vemos nuestro mundo a través de los ojos sino el suyo, nos tapa los oídos y en lugar de escuchar el canto de los pájaros escuchamos su fea voz, nos hace decir sus pensamientos a través de nuestra boca. Y como puede estar en más de un lugar al mismo tiempo, se apodera de muchas almas a la vez y las hace interactuar, para generar más miedo, para hacerse más y más grande hasta alcanzar un tamaño gigantesco. Por el camino va dejando un paisaje desolador, individuos desesperanzados, familias rotas, relaciones de amistad hechas añicos, empresas deshechas, sociedades enfermas.

Algunos individuos aventajados consiguen hacer un tregua con él, otros, los menos y los más sabios, consiguen vencerlo totalmente y lo vuelven a convertir en su aliado como en tiempos ancestrales.

Mientras tanto, el miedo sigue haciendo de las suyas, sólo cuando comprendamos que muchas veces es él el que actúa y no nosotros, sólo cuando adivinemos que es él el que ocupa el cuerpo de nuestro prójimo estaremos en condiciones de tomar las decisiones correctas, de aliarnos de nuevo con él y emprender el camino para ser más felices.

¿Eres capaz de distinguir cuando hablas tú y cuando habla tu miedo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s