La Contra de la Vanguardia y los tres centros

File

En otros post de este blog ya he mostrado mis preferencias por la teoría de « tres centros» de la subjetividad humana. Hace tiempo que la estudio Y reflexiono sobre ella hasta el punto que veo representadas las tres dimensiones: mente,alma y cuerpo, en casi todo lo que se aparece ante mis ojos, sean personas lugares u objetos, en un perfecto ejercicio de pareidolia.

Uno de los últimos lugares donde he creído ver claramente definidos estos tres centros es en la tríada de periodistas que forman esa magnífica sección del diario de noticias barcelonés “la Vanguardia” llamada “la contra”. Para los que no la conozcáis, os diré que “la contra” es una entrevista que aparece de lunes a sábado en la contraportada del diario (de ahí su nombre).

Desde su aparición ha sido una de las secciones más populares del rotativo pues entrevistan a todo tipo de personajes interesantes y cada periodista de los que forman el trío sabe imprimirle su propio estilo a la forma de la entrevista.

Y es precisamente en ese estilo donde soy capaz de ver la identificación de Víctor Amela, Ima Sanchís y Lluís Amiguet con cada uno de los tres centros.

Víctor sería claramente la parte intelectual del grupo y ya no solo por su aspecto físico, sino por el tono de sus preguntas y comentarios que siempre buscan racionalizar los argumentos de los entrevistados aún cuando estos sean personajes alejados de la racionalidad. Víctor es la mente, la mirada analítica y el que más invita a reflexionar con sus entrevistas.

Ima es sin duda la representante de la parte emocional en el grupo. La propia elección de los entrevistados ya deja intuir este aspecto, entre ellos abundan los gurús y expertos en desarrollo personal. En sus cuestiones abundan los términos referentes a los sentimientos y a la parte más trascendente del ser humano y, de los tres es la que tiene un tono más poético en la forma de redactar sus entrevistas. Más que invitarnos a reflexionar (que también), los entrevistados de Ima tienen a emocionarnos y apelan a la parte más íntima de nuestras almas, aquella que no puede expresarse con palabras.

Lluis Amiguet representa la parte física, la de las sensaciones. Es el más visceral de los tres y lo demuestra con su estilo directo e incisivo, casi salvaje en ocasiones. A poco que observas te das cuenta que en sus preguntas este periodista no se anda por las ramas, interpela al entrevistado para arrancarle de cuajo sus pensamientos sin darles tiempo u oportunidad de tamizarlos por nngún filtro. Es por eso que veo en Lluis el representante más claro del instinto y de nuestra dimensión puramente animal.

Por supuesto que todas estas suposiciones pueden no ser más que frutos de mi imaginación pero lo cierto es que, basándome en esta teoría y haciendo la prueba de leer la entrevista sin mirar antes el autor, suelo acertar en más del 90% de las ocasiones.

Anuncios