La libertad

Liberte

 

Por lo general, la libertad es un valor que está bien visto en nuestras sociedades. Parece razonable pensar que si interrogamos acerca de sus valores a individuos escogidos al azar entre la ciudadanía, muchos de ellos incluirían la libertad entre los diez primeros y frente a la pregunta “¿quieres ser libre?” la gran mayoría respondería con un rotundo sí.

 

Sin embargo no estoy seguro de que quien así responda sea realmente consciente de lo que supone la elección de ser libre. En realidad pienso que cuando la mayoría dice “quiero ser libre”, en realidad quieren decir “quiero estar cómodo”, o sea que nadie me moleste mientras hago lo que se me antoja. Sin embargo para ser libre hay que estar dispuesto a abrazar constantemente el fracaso sin concesiones, porqué ser libre suponer tener que elegir y cuando se elige hay siempre un alto riesgo de equivocarse. El que obedece nunca se equivoca porqué delega en otro la facultad de elegir y por lo tanto de equivocarse.

 

Habría que entender que ser libre no es sinónimo de “hacer lo que me de la gana“, eso más bien supone ser esclavo de las propias pulsiones, que quizá sea una de las formas más extenuantes de esclavitud.

 

Decidir ser libre es una elección tanto más valiente cuanto mayor es el grado de libertad al que se quiere acceder. Pues dicha decisión probablemente va a granjear muchos enemigos y antipatías. La auténtica libertad suele causar recelo y aún desprecio entre la gente, porqué el individuo que la practica cuestiona muchos principios que están sacralizados por los distintos colectivos sociales donde la única libertad posible es escoger a que grupo perteneces, “de que lado estás“. En muchos casos practicar la libertad en mayúsculas supone el ostracismo de gran parte de la sociedad, que no tolera la disidencia, y exponernos al escarnio de los demás cuando fracasamos como resultado de una elección realizada consciente y libremente. Sinceramente, dudo mucho que la mayoría de la población esté dispuesta a pagar dicho precio.

Anuncios

Un pensamiento en “La libertad

  1. Ignasi dice:

    Quizá una traducción alternativa a ese deseo de libertad fuera la de “tener más espacio vital”. El problema es que vivimos asfixiados entre corsés impuestos o autoimpuestos, y sentimos que nos falta lo más básico para ejercer esa quimera de libertad: aire, espacio, oxígeno… por eso se identifica libertad como comodidad, porque es aspirar a una liberación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s