Vivir sin miedos, saliendo de la zona de confort

 

Acabo de concluir la lectura de este libro y lo recomiendo encarecidamente. No se trata de un libro de soluciones mágicas y hay que entender su título de forma precisa; no es posible vivir sin miedos pero sí es posible vivir sin todos aquellos miedos artificiales que inventamos ( o nos inventan ) y que forman el porcentaje mayoritario de nuestro repertorio fóbico. El miedo natural, el sano, es una facultad deseable, pero es a ese otro tipo de miedos venenosos a los que se refiere el autor, Sergio Fernández.

En el libro Sergio no inspira con textos, reflexiones, citas, anécdotas y prácticas que le han sido útiles en su experiencia vital y las comparte con todo aquel que crea le pueden ser de utilidad.

http://www.pensamientopositivo.org/vivir-sin-miedos-2/

Entre los múltiples conceptos que he extraído de este libro, me gustaría quedarme con una idea que Sergio esboza en uno de los capítulos y que he podido poner en práctica con éxito.

Se trata de la práctica de salir de tu zona de confort al menos una vez al día. De forma resumida, salir de la zona de confort supone hacer algo que sabes que te puede reportar un beneficio pero que generalmente no hacemos porque supone salir de los comportamientos a los que estamos habituados y en los que nos sentimos seguros.

Salir de estos comportamientos confortables  comporta asumir riesgos y, más por miedo que por pereza, renunciamos a realizar depende que acciones porque tememos sufrir las consecuencias y salir perjudicados.

Pues bien, aún asumiendo que el riesgo a meter la pata y salir trasquilados exista, es interesante hacer la siguiente prueba.

-Anota en una hoja una lista con 10 filas numeradas del uno al 10.

-Dedícate a aplicar la norma que propone Sergio de salir de la zona de confort

-Después de cada acción, anota con una señal si la experiencia ha sido positiva o si por el contrario tu miedo tenía razón y se han cumplido las consecuencias no deseadas. (no hay acciones neutras, si el resultado lo consideras neutro entonces es negativo, pero el simple hecho de sentirte más seguro y confiado en ti mismo después de salir de la zona de confort debes considerarlo cómo positivo). Da igual lo que hagas, simplemente anota el resultado, positivo negativo

– Cuando llegues al final de la lista comprueba el porcentaje de aciertos

Probablemente te sorprenderás del resultado. En mi caso particular es del 90% ( y eso porqué tras las primeras listas completas al 100% empecé a asumir más riesgos en mis acciones). Eso quiere decir que por culpa del miedo estamos renunciando a realizar una serie de acciones que nos reportarían beneficios en un 90% de las veces. Todo por no experimentar el mísero 10% donde efectivamente nuestros miedos eran fundados y el resultado es frustrante.

Las dos personas que aceptaron el reto de hacer la misma práctica obtuvieron resultados muy similares, pero por supuesto me gustaría contar con la mayor cantidad de testimonios posibles para corroborar o refutar de forma empírica dicho experimento.

Simplemente una recomendación; mide bien tus salidas de las zonas de confort y ve asumiendo riesgos de forma gradual, unos resultados constantes por debajo del 50% de efectividad probablemente quieran decir que estás apuntando demasiado alto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s