No hay marcha atrás

Conforme se alcanzan niveles superiores de conciencia se produce un fenómeno que no siempre es necesariamente cómodo y es que ya no hay marcha atrás (salvo quizá, la amnesia u otro trastorno similar). Una vez descubres que existen otras realidades ya no es posible realizar el viaje de vuelta hacia el cómodo caparazón que eran nuestras antiguas creencias fundadas.

Sigue leyendo

Un apunte a la vida

Reproduzco aquí un texto que leí en la web Society of 2000 y que siempre me ha llamado la atención por su extraña poética.

Especialmente por lo extraño que resultan algunas situaciones, no se suele tener en cuenta los impulsos que la vida nos ofrece dia a dia a lo largo de nuestro paseo en torno a ella. Si alguna vez, los acontecimientos se precipitan sobre la rutina que aplasta con delirante insistencia la cotidianidad, la conclusión es que algo fuera de lo normal está ocurriendo y por lo tanto es ajeno a la existencia en sí. ¿Porqué?, la vida es, en esencia, todo lo que ocurre en ella, incluido lo que se supone que nunca habría de ocurrir.

Un consejo para cualquier alma sabia, es el de sentarse, en algunos de los muchos instantes que se suceden, a contemplar simplemente lo que ocurre en aquel preciso momento, y ya está. Cuando las referencias, tomadas como centros de articulación del quehacer diario, dejan de serlo, la ganancia producida en la conciencia se eleva por encima de toda idea preconcebida. Sin juicios previos, sin demagogias conceptuales, el entorno aparece vivo, luciendo su más clara espontaneidad.

Por debajo de los niveles aceptables, entendiendo niveles aceptables aquellos que predisponen al individuo a continuar siendo eso; un individuo, la actitud a tomar es sencillamente la de desarrollo dentro del subdesarrollo. Únicamente con actitudes positivas se vence toda indisposición de tipo crónico o temporal. Más allá de los sueños que invaden ciertos procesos neuronales, lo que se halla es indiferencia, que poco tiene que ver con la irregularidad, maravillosa que caracteriza a la vida.

Soltar Lastre

Al igual que durante una excursión a pie no podemos cargar peso ilimitadamente en nuestra mochila antes de que la carga se convierta en un lastre, de la misma manera no podemos poseer cosas ilimitadamente antes de que estas se conviertan en un lastre.

Tener cosas puede ayudar a tener una vida confortable, pero tener un exceso de cosas o tener depende que cosas puede llegar a ser muy agobiante y hacernos infelices. Esto se debe a que la posesión de bienes materiales exige una contraprestación por parte del individuo en forma de energía mental y financiera y en ambos casos nuestra energía como individuos es limitada. El secreto consiste en mantener equilibrada la siguiente fórmula.

Sigue leyendo