Modelo de realidad

La realidad no existe. Esta frase lapidaria puede escucharse en no pocas ocasiones dentro de libros y conferencias con pretensiones metafísicas de mayor o menor calado y nivel de rigor. No obstante la frase leída literalmente puede dar lugar a error en su compresión. Vamos a intentar aclarar un poco su verdadero significado.

Lo que verdaderamente se quiere expresar con esta sentencia es que la realidad, como ente objetivo, sí que existe de alguna forma, lo que ocurre es que no puede ser percibida sino es a través del espeso filtro de nuestro sistema mental.

La realidad puede ser  explicada de múltiples formas. Algunas de las  explicaciones que en apariencia parecen más asépticas son aquellas proporcionadas por las ecuaciones de la física y las matemáticas. Sin embargo la descripción detallada de la estructura de un átomo de hidrógeno o del proceso  bioquímico que ocurre en la corteza cerebral poco tienen que ver con la realidad que perciben la mayoría de los individuos. En ese tipo de realidad tienen más importancia las sonrisas, los sentimientos, las expectativas o las conversaciones.

Sigue leyendo

Anuncios

El ego

Se podría definir al ego como uno de los inventos de la selección natural para permitir la supervivencia del ser humano. La posibilidad del encéfalo de poder identificarse a uno mismo como individuo diferente del resto de animales o de miembros de la tribu y actuar en consecuencia para identificar y defender los intereses propios parece que ha sido durante mucho tiempo un mecanismo eficaz para poder seguir adelante.

Sin embargo, si hacemos caso a las hipótesis que plantea Steve Taylor en su libro La caída, la emergencia del ego en las sociedades humanas es relativamente reciente y se origina como consecuencia de cambios climáticos que causaron tiempos de escasez y donde el desarrollo del ego en las consciencias permitió una lucha más descarnada por la apropiación y control de los escasos recursos.

Sigue leyendo